jueves, 5 de marzo de 2009

Investigación femenina

Canal típico en Amsterdam
Hace años, tenia que trabajar en el norte de Europa. Comparando con lo que conocía, allí eran muy adelantados en la forma de vivir y hacer las cosas. Tenían ya gobiernos muy democráticos que no se metía con nadie, si no hacías daño a alguien. Había libertad (casi) total si hablamos de drogas y sexo, todo se hacia con absoluta naturalidad.
*
Tenia tiempo libre y quería ver que hacia una vieja conocida. Su madre me dejaba entrar en el piso donde vivían hasta que apareciera la hija después de la compra. Tenían una pequeña salita con sofá y sillones dónde podría esperar.
*
Pero que sorpresa mas agradable, en el sofá, medio tumbado, había una mujer también esperando y mi (nuestra) vieja conocida. Nada mas de verla sabia que esta chica es mi sueño de toda mi vida. Con los ojos nos investigamos mutuamente y me daba cuenta que fluye una cierta corriente entre nosotros.
*
Era muy bella, con unos ojos grandes oscuros, su pelo, recogido en un moño, era marrón y se veía que era largo. Tenia piernas largas con unas rodillas finas (siempre me recuerdo), su cuerpo era como un sueño, debajo de la ropa se notaban sus bien formados pechos, la cintura y las caderas tenían para mi medidas ideales y se notaba que no le importaba dejar los muslos ligeramente abiertas. Estaba casi seguro que yo le gustaba y no le importaba que la comía con mi mirada.
*
Pero estábamos en una casa ajena y no podíamos infringir la hospitalidad de los dueños. La conocida vieja no aparecía así, para volver a vernos, intercambiamos nuestras direcciones, ella venia de un pueblo bastante alejado y yo dormía en un hotel pequeño al lado de un canal. Casi nos moríamos de las ganas volver a vernos y yo casi no me creía de tener alguna posibilidad con una mujer tan hermosa!
*
Ya casi no podía trabajar, no se me quitaba ningún momento el pensamiento a ella, me imaginaba su cara, toda la chica, la risa y su simpatía. Teníamos que vernos pronto, no aguantamos más la espera, nos poníamos de acuerdo que me visitará en el hotel.
*
Nos encontramos en el pequeño bar, ella era todavía más guapa y sobre todo muy sensual, mucho mas de que me recordaba. Solo hacia una semana desde que la vi por primera vez, estaba completamente enamorado y me olvidé todo que había y pasaba en el mundo. Nos tomamos una cerveza, charlamos un rato y luego, "ella" me invitaba a subir a mi habitación.
*

No me lo podía creer que ella quería subir pero lógicamente me ponía contento y bastante nervioso, era un chico con poca experiencia y me dejaba guiar a donde sea por esta mujer tan hermosa. Iba por delante en la estrecha escalera y yo disfrutaba de las formas exuberantes que se movían antes de mi y que me prometieron de tener pronto mucho más. Me esperaba de todo porque era una mujer liberada, con experiencia y enamorada de mi!
*
Nos abrazamos, nos besamos, nos asentamos en la cama pero no ocurrió lo que me esperaba. Ella, a pesar de ser muy excitada, no me dejaba que le quitara ninguna prenda, tenia otros planes, no quería ligar con alguien que no conociera al cien por ciento. No valía de conocer solo la cara, la voz, la estatura, el habla etcétera, no, quería conocer también lo escondido por la ropa. Jejeee, y a mi siempre me gustaban nuevas experiencias!
*
Casi no me lo creía, me hacia acostar, ella se arrodilló delante de la cama, sin muchas palabras me bajaba el pantalón, los calzoncillos y empezó a investigarme. Primero con la vista, tenia los ojos muy cerca de mi miembro, supongo que era para ver si así hay reacción (y había). Luego con la mano, movía mi pene a todos los lados, quería saber si tenia algo raro ó una enfermedad. Seguro que también examinaba el tamaño y la forma para que sea de acuerdo con su gusto (mas tarde me lo confirmaba!), me apretaba para comprobar la dureza, la gotita que salia lo secaba con un pañuelo. Me gustaba mucho su investigación y para enseñarme su propia excitación, conducía mi mano hacia sus bragas húmedas.
No hacia lo que me esperaba, no me besaba!
*
A pesar que no llegamos hasta el final, los dos estábamos contentos, ella, porque había encontrado un hombre hecho a su medida y que la quería mucho, y yo de conocer a una chica tan locamente guapa y sexualmente despierta!!!
*****
Nota1: después de este episodio, disfrutamos mucho tiempo juntos.
Nota2: ¿quiere ver algo con la "teoría de evolución" de Darwin,
que
la mujer selecciona al hombre a su gusto y tamaño?

13 comentarios:

kukilin dijo...

¡Muy bonita historia! Me llenò de placer leerla.
Abrazos♥

Khumeia dijo...

Preciosa tu historia, entrañable y con dejos de sensualidad por momentos sutil, por momentos desenfadada.

No estuve desaparecida por gusto. Mi modem me jugó una mala pasada.

¡Besotes, George!

irene dijo...

Una historia muy ardiente, esos amores son para no olvidarlos, se ve que te dejaron huella, en la vida hay que aprovechar los momentos que te ofrece para disfrutar al máximo, y tú, por lo que se ve, los has aprovechado.
Un fuerte abrazo, George, y a seguir disfrutando.

Ondina dijo...

Bonita mezcla de pasión y ternura,me encantó la historia y cómo la cuentas,con la frescura y ternura de los primeros amores y con la pasión y la fuerza de quien después de ese episodio disfrutó mucho tiempo.

Un beso

Hechicera dijo...

George, que maravilloso es el encuentr de las almas.. de dos seres deseosos.. el uno del otro, y no dejar pasar la ocasión de sentirse en los cuerpos el grabado para el recuerdo eterno de lo que solo vosotros dos vivisteis..

Un beso muy dulce

Hechi

Noe Accorinti dijo...

Volví, volvíiii!

Después de pasar unos inolvidables 2 meses junto al amor de mi vida que me vino a visitar por un ratito, volví a la soledad...

Pero arriba, bien arriba, que todo va a mejorar.

Besotes!

http://acercandoladistancia.blogspot.com/

Darilea dijo...

Una bonita historia de amor, toda evolución tiene una teoría y la de Darwin le viene como anillo al dedo.
Besitos George.
Pd: Sigo estando, aunque ...
ya te contaré por email.

Catira dijo...

Muy especial tu relato. Intenso y sexual...como me gusta.
Te dejo besos húmedos, de esos que no se pueden olvidar.

Oteaba Auer dijo...

Por dios George ¡que relato!...que bien te lo pasabas jajajajaja.. Ahora que han pasado los años empiezas a analizarlo desde el punto de vista Darwiniano y su evolución de la especies. Sin embargo, volverlo a recordar, seguor que ha sido revivirlo como entonces jajaa
Genial querido George
Un beso grande

belita dijo...

Una dulce historia George. Te dejo un beso grandote, grandote.

luzexitha... dijo...

George..

Un gusto saverte constante.
soy de México, me gusta mi pais, pero no todo el tiempo me gusta desir en donde me encuentro en realidad, asi q desidi dibujar mi existencia en algun pais distinto y con un toque de doble sentido en el nombre...

me gustan los temas de tu blog..
hablas con un interes sincero eso me gusta.

El Marquez, si.. me atrapa en sus filosofias. es como si conosiera lo q me gustaria conoser y me relatara historias de ello sin pasar por alto ningun detalle.

hablame de ti..
cualquier cosa q creeas interesante de ti..

te espero.

con amor: Luz

luzexitha... dijo...

Julieta, sin lugar a dudas el q mas me a deleitado, y el tuyo?

Anónimo dijo...

Esos primeros encuentros con el primer amor...nunca se olvidan, siempre nos acompañarán a lo largo de nuestra vida...Y tú con tu relato tán sensual y a la vez tán nostálgico me has hecho revivir el mio por unos momentos.Ya he mirado los rincones que me faltaban por mirar...y mi imaginación vuela como la tuya. Besos de dulce de leche.