martes, 21 de agosto de 2007

...lo recibí todo.

Cuando no tuve nada que perder, LO RECIBÍ TODO.
Cuando dejé de ser quien era, me encontré a mi misma.

Cuando conocí la humillación y la sumisión total, fui libre. No sé si estoy enferma, si todo fue un sueño, o si sucede sólo una vez. Sé que puedo vivir sin eso, pero me gustaría hacerlo de nuevo, repetir la experiencia, ir más lejos de lo que he ido.

Estaba algo asustado por el dolor, pero no era tan fuerte como la humillación; era solo un pretexto.
En el momento en el que tuve el primer orgasmo en muchos meses, a pesar de los muchos hombres y de las muchas y diferentes cosas que han hecho con mi cuerpo, me sentí --¿será eso posible?-- más cerca de Dios.
Recordé que los flagelantes de la iglesia, una practica hasta hoy en día, al ofrecer su dolor por la salvación de la humanidad, encontraban en ella el placer.
Yo no quería salvar a la humanidad, ni a él, ni a mi misma; simplemente estaba allí.

"El arte del sexo es el arte de controlar el des control"

...........................

Lo de arriba es otra página del diario de María, escrito después de una sesión formidable de sado, para ella fue la primera vez. Después de humillaciones, latigazos, obediencia, azotes a las nalgas, todo con mutuo acuerdo, sin causar ningún daño, atada con las piernas abiertas, mordazas en la boca. Ella estaba lista, que era su esclava, su animal, su objeto, que haría cualquier cosa...
Y
Ella vi que él apoyaba el mango del látigo en su sexo. Lo frotó de arriba abajo y, en el momento en el que tocó su clítoris, ella perdió el control. No sabia cuánto tiempo hacía que estaba allí, no imaginaba cuantas veces había sido azotada, pero de repente vino el orgasmo que decenas, centenas de hombres jamás habían conseguido despertar. Una luz explotó; ella sentía que entraba en una especie de agujero negro en su propia alma, donde el dolor intenso y el miedo se mezclaban con el placer total, aquello lo empujaba más allá de todos los limites que había conocido... gimió, gritó como jamás había gritado, se sacudió en la cama...
Aquello era el dolor y el placer, el mango del látigo presionando el clítoris cada vez más fuerte, y "el orgasmo saliendo por la boca, por el sexo, por los poros, por los ojos, por toda su piel".

P.D. repetí este texto de nuestro Paulo, porque pienso que es una de los mejores descripciones de una vivencia sexual de una persona que quiere vivir plenamente.
(recomiendo leer 11 minutos)

8 comentarios:

Batsi dijo...

Yo he leído bastante sobre el tema de sado y tengo entendido que no cualquier persona debe practicarlo porque se debe aprender a torturar fisicamente sin hacer daño. Leí una vez en una entrevista que hacía a la directora de una escuela de sado, que deben aprender a saber cuáles partes golpear sin herir y la manera de usar el látigo y accesorios.

No le veo nada de malo a esta practica si los participantes están de acuerdo; pero eso no va conmigo. Yo soy una romántica y me encanta la ternura y delicadeza. Aunque no por eso no dejo de ser juguetona.

Batsi dijo...

Ah, pero mirando el asunto de forma literaria, la descripción del orgasmo es fantástica.

¿Qué libro es ese? ¿O de dónde sacas los fragmentos?

ERÓTIKA dijo...




"El arte del sexo es el arte de controlar el des control"

ES CIERTO ADMINISTRAR EL DESEO PROPIO Y EL DEL ESCLAVO, PROPORCIONAR PLACER Y DOLOR

TODO UN ARTE...;)



BESOS ERÒTIKOS


Apin dijo...

Hola, vengo del blog de Batsi, pq ese libro lo leí y me impactó mucho en su momento.
Espero q también compartas con todos otra parte del libro, unas páginas más adelante, donde ella ve y vive la diferencia y vive el placer de la entrega.
Me gustó recordarlo...
Saludos

Cazadora de almas dijo...

Sencillamente que cada quien haga lo que plazca mientras seamos respetuosos...
Mil besos...no sados...

Angeek dijo...

Las prácticas BDSM son una muestra de lo diverso que es la sexualidad y que cambia y se transforma constantemente. Y sí, respeto para los practicantes de BDSM.
Saludos

Ondina dijo...

Texto intenso,erotiza te vaya o no el sado...

Besos

luzexitha... dijo...

me siento avergonzada, me sonroje y fluyo mas rapido la sangre de mi cuerpo, lo que acabo de leer es sensacional.