lunes, 6 de noviembre de 2006

CUEVA FECUNDANTE - LA RATONA

Viajando con los ojos bien abiertos
se pueden encontrar joyas,
por ejemplo esta cueva cerca de Huesca,
estuvo dentro y con un poco de imaginación,
me sentía dentro de un útero,
así como lo pretendían nuestros antepasados,
la estreches de la entrada,
la curva de la entrada al útero,
luego el amplio espacio interior con un banco,
ancho y largo como una cama,
¿se habrá conseguido dentro la fertilidad?

Posted by Picasa Las piedras fecundan-tes constituyen un fenómeno singular y muy poco documentado,
que se localiza en poblaciones del Somontano de Barbastro, Hoyo de Huesca y Monegros.
Se trata de moles rocosas y cuevas talladas por el hombre
generando formas y cavidades que asemejan
falos y aparatos reproductores femeninos.
Las piedras han sido relacionadas con ritos ancestrales de fertilidad femenina,
que en algún raro caso han dejado su huella en la tradición oral.
Las cuevas fueron tallados en torno al siglo X,
tiempo de dominio Musulmán en la zona.
En Sesa hay localizadas tres: Castó, Ratona y Tolosa.

Las cuevas presentan una morfología común:
túnel de reducida altura que obliga a penetrar en cuclillas,
describe algún giro en su trazado y
da acceso a una cámara semiesférica ubicado en un plano superior.
La conexión entre el túnel y la cámara se realiza mediante un tramo-escalón
con forma de embudo que recuerda
las partes mucosas de las cavidades genitales femeninas.
-
Hay mujeres que cuentan que
la Ratona era un lugar frecuentado
por las niñas en sus paseos y meriendas,
cosa que no ocurría con las cuadrillas de los niños.

Nota:
Amplificando la foto se puede ver perfectamente la planta de la cueva con sus medidas correspondientes.
La foto redonda en el centro "final del túnel y acceso a la cámara" recuerda a las cavidades genitales femeninas, mencionados arriba.

3 comentarios:

hera dijo...

hay lugares increíbles, encontrarlos es a veces más increíble....
Un saludo

Darilea dijo...

Hola encantada de entrar en esta (tu casa), gracias por visitar la mía eres y serás bienvenido.
Me gustan muchísimo las cuevas, he visitado algunas en varios puntos de España.
Un besito.

GUINEVERE dijo...

Tienes razón; y a veces vivimos cerca de algún sitio interesante y no lo visitamos. Se pueden encontrar lugares muy interesantes.

Creo que a esa cueva no podría entrar yo porque me da pánico un lugar tan estrecho.

Te habías desaparecido un buen tiempo. Yo pasaba a diario por tu blog hasta qué ví que lo ocultaste. Me alegro que ahora de nuevo estés activo.

Saludos