jueves, 3 de julio de 2008

Ingrid por fin libre

Ayer era uno de los días más felices de mi vida. Con una suerte muy especial, con el "zapping" del mando del televisor, llego al canal CARACOL de Colombia y vi, casi no me lo creía, a Ingrid Betancourt bajando del avión, besando a su madre, saludando al mundo. Era como un ángel visitando a la tierra, repartiendo amor a todos y todos la quería. Entre ministros, militares, curas, soldados, periodistas, policías, cámaras de television, reporteros etc etc... había una alegría increíble, era una gran fiesta de simpatía. El mundo de repente parecía arreglarse y se veía un futuro con más entendimiento y humanidad.
Dejamos de soñar y esperemos que todos han aprendido algo con esta historia que por suerte terminó bien. Damos la oportunidad a Ingrid para que nos hable de su cautiverio con los farc y que con esta experiencia nos aconseja como actuar en el futuro.
El mundo ha vivido un día muy grande (sin víctimas).
---
Ver: reportaje

7 comentarios:

anette dijo...

Me alegro que asi fuera . Un placer haber caido en tu blog. besitos muy dulces

kukilin dijo...

He sentido la misma alegría que vos, cuando por la noche de ese día me enteré casi por casualidad, me emocioné hasta las lágrimas y di gracias a dios por haber escuchado mis ruegos.
Besitos♥♥♥

Ariadna dijo...

Qué alegría lo vi en las noticias

felicidades para ella

beso

Perséfone dijo...

Para mi también fue motivo de inmensa alegría.

En relación a tu comentario en mi post, muchas gracias por tu preocupación, la verdad es que de pronto me cuelgo de emociones ampliandolas y detallandolas para dar forma a lo que escribo. SI bien no representan mi estado general si tienen que ver con un desglose, un operar sobre ellas mediante las palabras.

Abrazos!!!

hechi dijo...

Gracias a dios, todavía ocurren milagros en este mundo loco que algunos se empeñan en hacer peor. Felicidades a ella, aunque la pobre ese largo tiempo que ha pasado cautiva...le costará superarlo.
Un besote con estrellas de alegría

Darilea dijo...

Yo tambien comparto tu alegría.
Un besazo :-)

irene dijo...

Me alegré mucho, ojalá suelten a todos los demás. La libertad es lo más valioso que tenemos.
Besos