viernes, 8 de febrero de 2008

¡ ELISA - TE ENCONTRÉ !

ELISA GRACIA FANLO






Dos fotos, pero la misma persona, han transcurrido unos 9 años.


Estabas escondida, has vivido, las experiencias te han formado, el físico de la cara y te han proporcionado el saber para nuevos escritos y un montón de ideas para tus libros.

Hace casi dos años que te puso aquí en mi blog un post para buscarte: elisa-gracia-fanlo-donde-estas, pero no había respuesta... , ahora te encontré porque el internet sabe de todo y encuentra hasta escritoras perdidas.
* * *


Presento tu nuevo libro porque soy un enamorado de tu estilo y me gustaria que mas gente aprendan a querer tu forma tan única y personal de escribir. Ya en "realidad imaginaria" (edición de 1999) me gustó, no se cuantas veces lo leí, siempre está en mi mesita de noche. Con "Música en la mochila" sigues con tu estilo tan propio tuyo y con la crítica del mundo actual desde una posición muy especial, me da la impresión que estás o has vivido dentro de este mundo tan distinto.



Cubierta y contra cubierta con un resumen muy detallada del libro:
"Música en la mochila" es una novela de corte intimista que profundiza en los miedos y conflictos de la sociedad actual. El deseo de ahuyentar estos fantasmas interiores hará que algunos de los personajes disfracen su fragilidad bajo multitud de máscaras y postizos...(continuación en la copia arriba).
Un poco del libro:
Capítulo Ocho
Los primeros soles de la mañana me despertaron calentando el ventanucho de la habitación con rayos de luz blanca y lechosa. Había grumos de luminosidad, de brillo, como fragmentos cristalizados de una estrella errante que cegaban mis ojos y le daban resplandor a mi piel. Estaba encerrada en aquel cuarto novelesco, rodeada de tantas hojas de papel y de tantos decorados de antaño que me sentía prisionera. Pululaba por un escenario que bien podría ser el de una escena teatral; aquel ámbito literario salpicaba escenas dramáticas y cómicas en destellos de papeles amarillentos, en sillas o taburetes de cuero, en hornacinas que albergaban cántaros y vasijas, en telas y sábanas bordadas con iniciales, en detalles mínimos como planchas, cajas de bambú, figurillas de filigrana, tabaco de picar y un largo, esponjoso y nutrido etcétera. Aquel ambiente me interpelaba en forma de interrogante, ¿sufriré un contagio, una contaminación con tanto libro ya des-catalogado?, ¿absorberé tanto paisaje recubierto con carteles y publicidad de otro tiempo (de un tiempo que ya no viví) pero que parece pertenecerme ahora? Prendí un cigarrillo y tras esa espesa humareda de nicotina lo vi todo polvoreado de irrealidad, de inexistencia, de alegórica fantasmagoría. Me sentía bien así, en parte real, en parte inexistente. No había bebido ningún sorbo pero me embriagaba aquel marasmo. Hubo una transformación en mi, un cambio, ya no me sentía presa. Poco a poco me fui liberando de mis ataduras más íntimas. El desordenado amontonamiento de presencias mudas me acompañaba, me aproximaba, me daba señales de cercanía..........

* * *
Nota: Si te interesa pide el libro en "http://www.miraeditores.com/"

5 comentarios:

irene dijo...

Cierto que muchas veces disfrazamos nuestra fragilidad, pero creo que lo hacemos para protegernos.
No he leído nada de ella, tengo algunos libros pendientes, con esto del blog, se me amontona el trabajo. Leeré alguno de Elisa.
Un beso.

azzura dijo...

Tono nota George..;) seguro que es un buen libro, gracias!

Un beso y buen finde

Darilea dijo...

Me lo apunto para la próxima lectura, esta semana comienzo a leer uno que recomendaste tambien..
Once minutos.
Besitos.

Ishtar dijo...

Te dejé algo con mucho cariño en mi blog, espero que pases a recogerlo...

Besos

Perséfone dijo...

Hermosa entrada para quien admiras.
Tendré presente el libro para mis futuras lecturas.

Mi Abrazo!