domingo, 4 de febrero de 2007

Poema de Ana Lilian

Cuando cortas una flor par ti,
comienzas a perderla...
porque marchitará en tus manos
y no se hará semilla
para otras primaveras.

Cuando aprisionas un pájaro para ti,
comienzas a perderlo...
porque ya no cantará
para ti en el bosque
ni criará otros pichones en su nido.

Cuando guardas dinero
empiezas a perderlo...
porque el dinero no vale por si,
sino por lo que
con el se puede hacer.

Cuando no arriesgas
tu libertad para tenerla,
comienzas a perderla...
porque la libertad se confirma
cuando decides y elijes.

cuando no dejas partir tus hijos
hacia la vida,
comienzas a perderlo...
porque nunca los veras
volver a ti, libre y maduro.

Recuerda siempre:
No existe precio por la libertad,
pero si una bellísima recompensa
para quien la utiliza
con grandeza de alma.

Tener para siempre, junto a ti
la fidelidad de aquellos,
que libres de grillos...
se complacen en
ser tus eternos admiradores.

Quien ama... libera con la seguridad
de la vuelta espontánea al abrigo.

Aprende en el camino de la vida
la paradójica lección de la experiencia:

"SIEMPRE GANAS LO QUE DEJAS"

(poema encontrado en: eternaluzdevida@yahoo.com)

4 comentarios:

belita dijo...

Realmente bonito y además absolutamente cierto.

Besos.

Cazadora de almas dijo...

Maravilloso poema! Cuanta razon tiene!

Mil besos!

Cazadora de almas dijo...

Solo pasé a dejarte besos!

Darilea dijo...

Precioso George.
Yo siempre digo que el que ama de verdad, prescinde si es necesario de lo que más desea.
Por que amar es permitir la felicidad.
Besitos con cariño. :-)